lunes, 4 de enero de 2016

Reseña: Las minas del Rey Salomón.





Título original: King Solomon's Mines.

Autor: Henry Rider Haggard.

Fecha de publicación: 1885.

Páginas: 320.

Al ser considerado un clásico está disponible en varias editoriales y por distintos precios debido a la edición.

 Reseña sin spoilers.




Encontré este libro de pura casualidad en la tienda de segunda mano que suelo frecuentar y me llamó la atención inmediatamente. Luego, descubrí que, además, lo tenía ya en casa. Empecé a leerlo porque me había prometido a mí misma que no iba a volver a comprar en la tienda de segunda mano a no ser que acabase con todos los libros que había comprado ya allí. ¡Y vaya descubrimiento que hice! Sinceramente, el libro me ha gustado mucho y me han entrado muchas ganas de seguir buscando más novelas de aventuras. De hecho, creo que se ha quedado muy cerquita de La isla del tesoro, que es mi libro favorito de aventuras.

El libro está narrado por Allan Quatermain, un cazador de elefantes, que tiene una personalidad muy peculiar que se ve perfectamente a lo largo de la historia. Lo cierto, es que no tardas nada en cogerle cariño a Quatermain y a sus compañeros. No sabría decir cuál es mi favorito del cuarteto protagonista: Quatermain, el capitán Good, Henry Curtis o Umbopa. Cada uno de ellos aporta algo diferente a la aventura y se hacen tan reales a lo largo de la lectura que es fácil imaginarte que los tienes cerca y estas corriendo al lado de ellos por la África más escondida y remota. Posiblemente, el que más lejano se me ha quedado a mí ha sido Umbopa. Me ha parecido un poco distante al lector, pero, aun así, hasta se ha ganado un lugarcito en mi corazón.

También es cierto que cogí el libro pensando que podría leerlo tranquilamente y así combinarlo con todas las cosas que tenía que hacer, pero la narración me cautivó tan rápido que me fue muy difícil dejarlo de lado y no estar pensando en continuar la aventura cada dos por tres. El ritmo del texto es muy bueno. Las cosas suceden rápido, sin embargo, tienes el tiempo justo para enterarte de qué está ocurriendo en cada segundo y cómo se está moviendo la escena. Las descripciones que hace el autor también me han gustado mucho, en especial, porque nos encontramos en un lugar que nunca hemos pisado (yo, al menos, nunca he estado en ningún lugar remoto y salvaje del mundo) y se hace muy tangible. Rider Haggard no usa una prosa enrevesada ni revestida, sino más bien sencilla y ligera que le viene al dedo a la trama que propone. La lectura se hace amena y la división de capítulos ayuda mucho a ello también. Además, el recorrido que van haciendo los personajes es tan interesante y movidito que no hay ningún pasaje que resulte aburrido, ¡todo lo contrario! No dejas de pensar en qué pasará después y, por mi parte, temiendo por quién va a morir con todas las dificultades que tienen por delante.

¿Algo que no me haya gustado? Los malos son demasiado lejanos. No los entiendes y son descritos como tan salvajes que, a veces, simplemente, parece que tienes que luchar contra ellos porque sí. También me ha chirriado un poco cómo se van solucionando las cosas y el avance rápido que tiene todo. Y, por supuesto, hay que tener un poco en cuenta la época que está escrito el libro y qué Quatermain está muy chapado a la antigua como podríamos decir hoy en día. Asimismo, es un libro muy sencillo y sin ninguna complejidad ni trama escondida. Todo es demasiado idílico. Pero, sinceramente, los defectos de este libro me parecen bastante insignificantes, en su caso concreto, en comparación con todo lo que consigue el autor.

En definitiva, se ve muy claramente porque este libro ha trascendido. Consigue darte la adrenalina suficiente para creer que estas al lado de los aventureros y es una lectura sencilla para momentos en los que, simplemente, nos apetezca dejarnos llevar y evadirnos un poquito del mundo. No va a descubrirte el mundo, ni mucho menos, pero, de alguna manera, se hace memorable. Personalmente, lo he disfrutado mucho y tiene detalles que me hacían reír o emocionarme. Por lo que, la consideró una buena lectura y bastante recomendable.




No hay comentarios:

Publicar un comentario