domingo, 21 de febrero de 2016

Minireseñas (I): El extranjero + Prom and prejudice + Antígona.

¡Hola! ¿Cómo estás? Han pasado muchos días desde mi última entrada, lo sé. La universidad me tiene demasiado absorbida, pero poco podemos hacer. Creo que ya podré seguir más o menos el ritmo que lleve en enero (algo más leve, aun así) y esta semana trataré de traer el Liebster Award y un par de Book Tag que tenía preparados.

Y ahora vamos con tres reseñas de libros que me han gustado mucho y quiero compartir.

8'5 de 10.
El extranjero de Albert Camus. 
El libro, al principio, no conseguía engancharme. La historia no terminaba de gustarme y me generaba bastante rechazo. La novela empieza con la muerte de la madre del protagonista y él es tan apático al respecto, actúa de una manera tan extraña e impersonal que no podía dejar de fruncir el ceño. Me disgutaba enormemente lo que leía. La manera de ser del protagonista no iba para nada conmigo y, aunque su manera de actuar podía tener cierta lógica, no me gustaba. Entonces, comprendí que era justo lo que Camus quería con esta novela. ¡Y vaya si lo ha conseguido! Plasma a la perfección esa sensación de vacio, de inmoralidad, de duda, de apatía que quedó en la época que el libro retrata. 


En cuánto descubrí la manera en la que había que leer este libro todo fue viento en popa. Lo disfruté mucho, me maravillé con la maestría del autor para narrar de esa manera que no es solo la historia lo que te hace sentir perdido y angustiado, si no que es la propia narrativa la que te impulsa a sentirte así. Cada uno de los pasos que da le protagonista le conducen al final y con la primera lectura de estos hechos, no apreciamos nada malo, nada que pueda tener una consecuencia. El protagonista actúa —ya es cada uno el que decide si está de acuerdo o no con lo que hace— y parece que no hay nada más allá. Pero el encierro en la cárcel (no es un spoiler, es lo básico del libro) le da una lectura muy distante a todo. Te hace ver cómo la interpretación de las cosas sí importa. Y el final es maravilloso. El último capítulo es el que más me gustó y lo volvería a releer sin dudarlo. Es tan intenso que te corta el aliento (o el alma). ¡Menos mal que no lo dí por perdido al principio!


http://d.gr-assets.com/books/1281991654l/8369681.jpg
8 de 10.

Prom and prejudice de Elizabeth Eulberg.
Este ha sido una relectura (aunque me parece que es la tercera vez que lo leo). Es otro retelling de Orgullo y prejuicio, mi favorito entre los que he leído. Es un libro muy cortito —lo que permite que te lo leas en una noche que estés un poco nostálgico, como he hecho yo— y muy intenso —resume y plasma muy bien la idea principal del libro de Austen—. Además, la maneta tan sencilla y bonita que tiene de escribir Elizabeth Eulberg no tarda nada en meterte en la historia y querer que sigas leyendo. La autora consigue que te enganches, que la historia te remueve algo por dentro (como hace ya Orgullo y prejuicio por sí sola). Es muy fiel a la obra original en lo que se refiere a la trama central y secundarias. Además, los personajes están bien conseguidos, aunque cambien algunos esquemas (Jane y Elizabeth no son hermanas, sino mejores amigas, por ejemplo).

El libro es bastante cercano y consigue traer la historia de la época de Regencia a la actualidad. No es una gran obra, ni va a pasar a la historia, es tontería engañarnos. Pero es muy bueno y se disfruta mucho (y para mí esta es una de las dos razones que hace bueno a un libro). Que un libro consiga tenerte leyendo de la primera página a la última sin parar e, incluso, tratándose de una relectura no se encuentra todos los días. Y, mientras que es una obra que atraería a cualquier fan de Austen, también sirve perfectamente para cualquiera que no se haya adentrado con Orgullo y Prejuicio. Es una historia muy fresca, bastante divertida y perfecta para subirte el ánimo. La única pega que le pongo son esas escenas un tanto inverosímiles y la rapidez con la que sucede todo (más bien el ritmo de la novela, no la cronología interna del libro). Si buscais algo ligero y de romance no pasteloso, yo os invito a leerla. (Y si tenéis más tiempo, id a por Orgullo y prejuicio, directamente).


9'5 de 10.
 Antígona de Sófocles.
Maravilloso, simple y llanamente espectacular. Me gusta mucho la tragedia griega y llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro —y si no me lamento por no haberlo leído antes es porque sé que no lo hubiera entendido como lo he hecho ahora—. En Antígona vemos como confrontan dos ideas titánicas: seguir las leyes o seguir tus propias creencias. Cada personaje está puesto para representar un ideal concreto y hacerlos chocar. La tragedia tiene una fuerza abrumadora, te sacude mientras lo lees y todavía te agita después de haberla leído. Y, lo mejor de todo, es que pese a que este libro fue escrito hace siglos, trata temas muy actuales.

¿Qué ocurre en Antígona? Se nos presentan los dilemas a través de un caso muy singular pero bien colocado: se prohibe que el hermano de Antígona sea enterrado porque murió de manera poco honorable y justa, pero las leyes de los dioses y las costumbres dicen que hay que enterrar a un familiar (y el propio sentimiento fraterno, vamos). Por supuesto, Antigona es una mujer segura y dispuesta a hacer lo necesario para cumplir con ella misma y con los suyos, sin importar que esta ley haya sido dictada por su tío Creonte. El personaje de Antigona me gusta e, incluso, el de Ismene (hermana de Antigona), pero, sin duda, mi favorito ha sido Creonte, un claro exponente del dura lex sed lex y que, en realidad, solo trata de hacer lo que cree mejor para el pueblo. Además, Creonte nunca quisó ser dirigente y verlo actuar después de todo y la manera que tiene de hacerlo (junto a sus errores, obstáculos propios y flaquezas), me lo hacen muy atractivo, muy humano. Lo único que me fastidio fue su brevedad, pero es una tragedia griega y no se le puede pedir más. La polémica que trae sobre temas como la familia, el deber, las reglas y el destino me han absorbido y aquí me tenéis con él en la mano para releerlo otra vez esta semana. Además, dado que Antigona está unido a Edipo Rey y Edipo en Colono, me leeré los otros en cuanto caigan en mi poder. Y ya me he prometido empezar a leer más tragedia y comedia clásica. ¡Qué mentes tenían los antiguos!


Y esto es todo por el momento. ¿Has leído alguno de los libros? ¿Qué te parecen?

3 comentarios:

  1. Hola Avalon!!! ¿Te puedes creer que acabo de cerrar el libro de Albert Camus, apenas unos segundos? Y bueno, aun estoy asimilando todos estos sentimientos encontrados... Eso sí, coincido contigo en que el libro te va enganchando, porque lo que es el principio... Lo que me producía más rechazo, a parte de la pasividad del protagonista que parece una ameba, es cómo está escrito... Todo junto, sin puntos y a parte, sin definir los diálogos... Es lo que quizás me ha agobiado más... Y sí, hay reflexiones muy buenas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué coincidencia! xD Y sí,a mí también me costó mucho adaptarme a la manera de la que estaba escrito pero como venía /casi/ de leer Brújulas que buscan sonrisas perdidas, fue más bien un "venga otro igual" en lo narrativo.
      Un abrazo :3

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Pues no he leído ninguno de los tres libros y de momento no tengo planteado leerlos ya que no son lecturas que me apetezcan ahora mismo.
    Gracias por las reseñas.
    Un saludo ^^

    ResponderEliminar